¿Profesionales de TI actualizados es igual a éxito empresarial?

Por: Mtro. Rodolfo Cruz | Consultor y capacitador Senior en BP GurusⓇ

¿Cuál es la necesidad de que los profesionales de TI se mantengan actualizados con las últimas metodologías y prácticas para garantizar el éxito empresarial?

Una de las grandes dudas para elegir una metodología o mejor práctica es, sin duda, ¿cuál es el beneficio para mí y mi empresa? La formación continua para empleados y empresas ofrece numerosos beneficios que contribuyen al crecimiento individual, el éxito organizacional general y la adaptabilidad en un mundo que cambia rápidamente. Para responder a esta pregunta podemos enumerar una serie de beneficios:

Cuando las empresas buscan el mejor capital humano para mejorar o garantizar el éxito de las organizaciones, un diferenciador son las certificaciones. La búsqueda en el mercado abierto del capital humano es una lucha abierta por conseguir a los mejores candidatos y las certificaciones con las que cuentan son un factor a considerar.

Por un lado está la reducción de costos de las organizaciones, donde las certificaciones realizan un doble juego; mantener un empleo o buscar uno nuevo. La certificación puede demostrar los deseos de un profesionista para mejorar sus habilidades y sus conocimientos.

Cuando se busca ascender en el escalafón organizacional o buscar una mejor remuneración, la certificación es una forma de demostrar la actualización de habilidades y conocimientos.

Contar con una certificación te hace partícipe de un nuevo grupo de profesionales en el área, relaciones laborales y/o comerciales y hasta sociales, las que pueden ser potencializadas en muchos sentidos al compartir con pares el conocimiento.

Contar con una serie de certificaciones de una misma suite, nos da la oportunidad de demostrar una credibilidad profesional de forma inmediata. Demuestra dedicación, motivación y apoyo a una serie de metodologías o mejores prácticas.

Estar actualizado es esencial en los entornos eternamente cambiantes de TI y una de las mejores formas de mantenerse vigente son las certificaciones. Tener un conocimiento sobre los cambios de productos y mejores prácticas de trabajo es parte del reto de un profesional de TI.

Establecer objetivos y metas personales de superación, motivación y desarrollo siempre es un mecanismo para mantenerse competitivo y activo tanto anímicamente como mentalmente.

Las certificaciones que cada profesional decida tomar siempre serán sinónimo de altos estándares profesionales individuales.

Pero, ¿y las organizaciones qué ganan o cómo se benefician al contar con personal certificado? ¿Qué pasa con las certificaciones empresariales?

Image link

Al igual que las personas, las empresas se ven inmersas en entornos volátiles, de alta especialidad y competencia. Entre algunos beneficios empresariales de contar en sus filas con personal certificado o incluso certificar a la organización, podemos enumerar:

Algunas de las principales prácticas internacionales ayudan a las empresas a demostrar competencias que, en el mercado mundial, son altamente preferidas por las organizaciones. Para establecerse en el mercado local, las empresas buscan estos altos estándares para adoptar formas de trabajo de forma rápida y eficaz.

Los consumidores confían más en empresas que ostentan certificaciones como empresa o demuestran altos índices de certificaciones en su personal. Los consumidores buscan a las empresas para generar vínculos a largo plazo en productos y servicios.

Las organizaciones obtienen retornos de inversión en periodos más cortos, lo que garantiza que la generación de ganancias rápidas sea un atractivo adicional al esfuerzo del trabajo que la organización realiza para obtener la certificación.

La certificación aceptada y valorada internacionalmente es una forma apreciada de demostrar capacidad, estandarización y adopción de buenas y mejores prácticas de alta calidad.

Si bien las certificaciones no garantizan en primera instancia un ahorro por los gastos de adopción e implementación que conlleva el certificarse, a corto plazo pueden demostrar que hacer las tareas de forma óptima reduce los costos de retrabajo o garantía.

En resumen, la formación continua beneficia tanto a los empleados como a las empresas al fomentar el crecimiento, mejorar las habilidades, aumentar la productividad y mejorar la adaptabilidad en el dinámico entorno laboral actual. Es una inversión que produce recompensas a largo plazo para todas las partes involucradas; son esfuerzos temporales que ofrecen beneficios duraderos.